Arata Isozaki Premio Pritzker 2019

Nació en Oita, en la isla de Kyushu. Estudió en la universidad de Tokio, donde uno de sus profesores fue el conocido arquitecto Kenzō Tange. Al finalizar sus estudios trabajó con él hasta 1963, y estableció entonces su propio despacho.

Los primeros proyectos de Isozaki se caracterizaron por la combinación de la tradición japonesa con las modernas estructuras realizadas con tecnología avanzada. A partir de 1970 su estilo fue cambiando, y comenzó a sustituir los elementos tradicionales por elementos posmodernistas, es decir, formas como bóvedas, esferas y otros elementos geométricos.

Isozaki, a pesar del cambio de estilo que realizó, sigue combinando elementos orientales con elementos occidentales. Incorpora en sus edificios efectos visuales, de manera que su imagen varía según el ángulo de observación.

Respecto a su estilo, Isozaki ha insistido “cómo cada uno de sus diseños es una solución específica nacida para el contexto del proyecto”.3​ En su carrera, ha seguido tendencias brutalistasmetabolistas y posmodernistas.

 

Isozaki ha sido distinguido con numerosos premios internacionales, entre ellos el Pritzker 2019, así como el de la Asociación de Arquitectos del Japón, el de Royal Institute of Architects británico y el de la American Academy, entre otros muchos. Actualmente es profesor visitante en HarvardYale y Columbia.

De origen japonés, Arata Isozaki es el ganador del Premio Pritzker 2019, conocido como el “Nobel de Arquitectura”; un reconocimiento precedido por el arquitecto hindú Balkrishna Doshi.

En una ceremonia celebrada en el Centre Pompidou de París, Arata Isozaki de 87 años ha sido galardonado con el Premio Pritzker por su larga trayectoria en la arquitectura y el urbanismo.

 

El trabajo de Isozaki destaca por su enfoque progresista y un profundo compromiso con el “arte del espacio”; introduce en sus diseños, espacios bien definidos que tienen un significado determinado. Reconocido por facilitar el diálogo entre Oriente y Occidente, el arquitecto ha reinterpretado las influencias globales dentro de la arquitectura, apoyando el desarrollo de las generaciones más jóvenes en este campo.

 

Sus éxitos arquitectónicos se remontan a la época posterior a la ocupación aliada de Japón, cuando el país intentó reconstruirse después de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial; fue así que, en un esfuerzo por reconstruir físicamente su ciudad natal, creó el Medicall Hall & Annex y la Ōita Prefectural Library.

Entre sus trabajos más reconocidos se encuentran el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (1981-1986), el Kyoto Concert Hall de Japón, el Ceramic Park Mino de Japón (1996-2002); el Parque Universitario, Santiago de Compostela, en España; el Centro Nacional de Convenciones Qatar (2004-2011) y la Casa del Hombre en Coruña, España.

 

Arat Isozaki es el octavo arquitecto de origen japonés en recibir el Premio Pritzker, su enfoque vanguardista es fluido y se ajusta a las necesidades e influencias de cada entorno a través de un concepto de tiempo y forma. La identidad local se hace evidente a través de su trabajo, que refleja una profunda sensibilidad a las necesidades ambientales y sociales de su contexto.

 

La ceremonia de entrega del Premio Pritzker 2019 tendrá lugar en el mes de mayo en el Châteu de Versailles, acompañada de una conferencia pública en París.

 

 

 

Fotos: Cortesía Pritzker Prize

Fuente: Wikipedia